Entre naranjos

El mediterráneo es un estado de ánimo, un lugar ligado a las vacaciones, al silencio y al reencuentro con la familia. Este proyecto surge de la necesidad de guardar un pedazo de ese Mediterráneo en mi Cantábrico cotidiano.
Imágenes en las que la importancia del cromatismo es crucial, que transmiten esa sensación de calma, silencio y soledad que se respira en ese atípico rincón del Mediterráneo que es la Marxuquera, con su eterno sol y sus cielos infinitos, con su olor a azahar y el calor de la familia.
Un lugar en el que el tiempo corre a un ritmo diferente, más pausado, en el que las sombras se alargan y la luz es cálida, en el que casi no hay personas y en el que los naranjos se extienden hasta donde alcanza la vista. Un paisaje de contrastes entre los verdes, los naranjas, los azules y los ocres. Un lugar entre la realidad y el anhelo.

Las imágenes y textos son propiedad de Jaione García. Todos los derechos reservados.